La deforestación en aumento: Greenpeace y la Ley de Bosques

greenpeace (4)Los índices de deforestación se han incrementado significativamente durante los últimos años. Según recientes informes de la ONU y la FAO (Food and Agriculture Organization), Argentina se encuentra entre los diez países que más desmontaron sus bosques durante los últimos 25 años.

La Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación sostiene que desde la sanción de la Ley de Bosques en noviembre de 2007 y hasta fines de 2014 se deforestaron en el país más de dos millones de hectáreas, entre las cuales seiscientos veinte mil eran de bosques protegidos.

Estos datos demuestran que, si bien tenemos una Ley de Bosques aprobada, su aplicación es escasa y no cuenta con la totalidad del financiamiento correspondiente, conformado en un porcentaje por un aporte del presupuesto nacional y, en otro, por las retenciones a las exportaciones de productos primarios provenientes de la agricultura. La disminución del financiamiento es producto de sucesivos recortes presupuestarios y de la desviación de sus fondos. Aunque el presupuesto no revierte los procesos de desmonte y sus consecuencias, sí promueve la conservación, compensación y control de aquellas jurisdicciones que conservan los bosques nativos existentes.

El proceso de destrucción de los bosques nativos de manera indiscriminada y acelerada es consecuencia directa del avance de la soja transgénica y de la falta de planificación agraria y ambiental de las últimas décadas. Este proceso es denunciado por varias agrupaciones y organizaciones ambientalistas nacionales e internacionales, que apuntan principalmente a concientizar sobre el alarmante crecimiento de la deforestación y a promover acciones que detengan su avance e incidencia en perjuicio de la naturaleza -como el quebrantamiento de los ecosistemas- y la desaparición de las comunidades originarias en su propio territorio.

Hernán Giardini, coordinador de la campaña de Bosques de Greenpeace Argentina, señala al respecto que “los bosques y selvas, además de concentrar biodiversidad considerable, juegan un papel fundamental en la regulación climática, el mantenimiento de las fuentes y caudales de agua y la conservación de los suelos. Son nuestra esponja natural y paraguas protector. Cuando perdemos bosques nos volvemos más vulnerables ante las intensas lluvias y corremos serios riesgos de inundaciones.” Por tal motivo, Greenpeace lanzó este año una campaña para concientizar y hacer más visible esta problemática que nos atañe a todos.

 

greenpeace (7)Greenpeace en Rosario

Entre los días 11 al 13 de enero de este año, la ciudad de Rosario recibió la visita en la Estación Fluvial del buque más grande de la flota de Greenpeace, el Esperanza, en el marco de una serie de visitas en algunos puertos argentinos, como los de Mar del Plata y Buenos Aires. El objetivo de este arribo fue denunciar la emergencia forestal ante el aumento indiscriminado e ilegal de los desmontes en Argentina.

La masiva concurrencia de rosarinos puso en evidencia un gran interés, no solo por recorrer las instalaciones del Esperanza y el Simulador de Bosque emplazado en la puerta de La Fluvial, sino también en conocer la grave situación que atraviesa nuestro país.greenpeace (6)

Para interiorizarnos sobre la problemática, entrevistamos a Noemí Cruz, coordinadora de la campaña de Bosques Argentina, quien nos contó acerca la visita del buque:

 

LOVEG: ¿Cuáles son los objetivos de la visita de Greenpeace en Rosario?

Noemí Cruz: Estamos aprovechando la visita del buque Esperanza en Argentina para dejarles algo de esperanza a nuestros bosques. Estamos promoviendo un proyecto de ley para que los desmontes ilegales sean considerados delitos. Hoy en día eso no pasa en nuestro país, porque si alguien desmonta ilegalmente, la única pena que puede recibir es una multa, generalmente muy baja, lo cual hace que el que quiera desmontar ilegalmente lo haga sin ningún tipo de freno.

Entonces nuestra propuesta va a ser esta: ponerle cierto corsé a los desmontes que actualmente están llevándose a cabo, pese a que existe la ley de ordenamientos de bosques nativos que regula cómo debe ser el manejo de los bosques.


greenpeace (3)LOVEG
: ¿Qué consecuencias acarrea la destrucción de bosques?

Noemí Cruz: A simple vista lo que se puede ver es la pérdida de la biodiversidad. El bosque no solamente son los árboles. El bosque está lleno de un sinfín de vida, vida silvestre, animales insectos que probablemente ni conocemos pero que con el desmonte se destruyen por completo, porque el monte que se desmonta queda reducido a cenizas. Generalmente, se hacen monocultivos con uso de un paquete de agrotóxicos que a su vez asegura que no quede ningún tipo de vida.

Las consecuencias son para todos. En primer lugar, para la gente que vive ahí, porque los últimos bosques están donde están las comunidades campesinas e indígenas, coinciden con su residencia, entonces se destruye el bosque y se destruyen también la culturas. Ellos son los afectados directos, pero indirectamente somos todos porque cuando hay un desmonte el suelo queda desnudo, los rayos de sol producen un efecto espejo, incrementan la temperatura de la tierra -el famoso calentamiento global- y eso hace que el clima varíe.

El efecto de El Niño está viniendo cada vez más intenso. Sabemos que ahora estamos con el fenómeno de El Niño, el peor de los últimos 50 años y las consecuencias no las paga solo el que desmontó: las pagamos todos. Incluso muchas veces el que desmontó vive en otra ciudad y no, por ejemplo, en el norte argentino que es donde más se desmonta.

Las inundaciones son el fenómeno que tenemos ahora más presente. Todo el litoral se inunda por el gran desmonte. No solo Paraguay, sino también Brasil, toda esa cuenca desmontada viene arrastrando sin ningún tipo de retención.

LOVEG: Y en Argentina, ¿cuáles serían las provincias más afectadas?

Noemí Cruz: Entre las provincias que más desmontan en Argentina, encabezan Santiago del Estero, Salta, Chaco y Formosa. Estas cuatro provincias concentran el 80% de lo que es el desmonte en el país. Desde que empezó a respetarse la Ley de Bosques hace casi 8 años, igual se desmontaron a razón de trescientas mil hectáreas por año.

 
greenpeace (2)La visita del buque de Greenpeace permitió que los rosarinos pudieran dimensionar la realidad forestal de Argentina y, a la vez, tomar conocimiento sobre el lanzamiento del proyecto de ley que promueve la penalización a los responsables de los desmontes ilegales.

Asimismo, cabe destacar que el desmonte es un fenómeno complejo que requiere de acciones conjuntas entre los gobiernos y la sociedad civil, tanto para garantizar la aplicación y el financiamiento de la Ley de Bosques como para promover una auténtica reforma agraria que contemple los impactos ambientales.

 

 

*Agradecemos a los voluntarios de Greenpeace Rosario por complementar la información y guiarnos en la visita del buque.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.